Blog para toda la familia

Tu guía completa para vivir en una furgoneta camper

guía completa para vivir en una furgoneta camper

Has visto magníficas fotos sobre el estilo de vida vanlife en las redes sociales y ahora quieres tirarlo todo al viento, dejar tu trabajo y vivir una vida sin preocupaciones viajando en una furgoneta.

Si estás preparado y tienes la mentalidad adecuada, la vida en furgoneta puede ser una forma estupenda de reducir gastos, ver el mundo, aprender sobre ti mismo y volver a centrarte en lo que realmente importa en tu vida. Pero hay que tener en cuenta algunas cosas antes de dar el paso.

Esta artículo está diseñado como punto de partida para tu viaje personal en furgoneta camper. Repasamos los pros y los contras de este estilo de vida, cómo se vive exactamente en una furgoneta camperizada, algunas de las razones por las que la vida en furgoneta es genial y algunos de los contras.

Respondemos a las preguntas más frecuentes sobre cómo vivir en una furgoneta, desde los baños y las duchas, hasta cómo ganar dinero en la carretera, pasando por cómo encontrar buenos lugares para acampar.

 

¿Qué es el movimiento Van Life?

 

Van Life es un movimiento social de individuos nómadas que rechazan el modo en que nos «dicen» que debemos vivir, en favor del minimalismo, la simplicidad, la aventura y la reevaluación de lo que realmente tiene sentido en la vida. Van Life se asocia comúnmente con viajes sin preocupaciones e imágenes glamurosas en las redes sociales, pero la realidad de este estilo de vida es a menudo muy diferente de lo que se retrata.

Para algunos, vanlife es solo una corriente más de moda, un tanto escapista. Para otros, representa la libertad, los viajes, la aventura o el minimalismo. Pero para los que la viven, la vida en furgoneta es un movimiento, una forma de vida, una manera de vivir más en armonía con nosotros mismos, un acto de resistencia contra el statu quo.

En el fondo, la vida en furgoneta es sólo eso: vivir en una furgoneta. Pero para nosotros, tiene poco que ver con la furgoneta en sí. No importa a qué tipo de trabajo te dediques, ni dónde pases la mayor parte de tu tiempo. No importa el tipo de vehículo que conduzcas ni el tiempo que lleves construyéndolo.

 

pareja vive en su furgoneta camper con su mascota

 

No importa si viajas a todas partes o te quedas en una zona o si estás en tu vehículo a tiempo completo, a tiempo parcial o sólo los fines de semana. Vanlife es mucho más que eso.

Vanlife es el proceso de tomar el control de tu vida. Se trata de afrontar el miedo a lo desconocido para perseguir lo que te hace sentir vivo. Se trata de conocer a desconocidos de todo el mundo y aceptarlos por sus diferencias, al tiempo que se ven abiertamente los puntos en común que todos compartimos.

Vanlife implica vivir en una furgoneta, sí. Y como los furgoneteros no están vinculados por un contrato de alquiler o una hipoteca, a menudo se ven obligados a viajar. Pero más profundamente, vanlife es un compromiso para crear la vida más satisfactoria posible para uno mismo. Se trata de no conformarse con todos los «deberes» que otros tratan de imponerte. Se trata de centrarte en lo que tiene sentido en tu vida y deshacerte de lo que no lo tiene.

Se trata de crear tu propio camino.

 

¿Por qué querrías vivir en una furgoneta?

 

Hay muchas razones por las que la gente elige un estilo de vida nómada. Algunos lo hacen a tiempo parcial, otros para un viaje temporal por carretera. Otros venden sus posesiones y se dedican a la vida en furgoneta a tiempo completo. Pero sea como sea, vivir en una furgoneta es gratificante. Es emocionante y es muy divertido.

En última instancia, tu mentalidad dictará tu experiencia. Pero si te mantienes abierto a los cambios repentinos y a las nuevas aventuras, si te permites ir con el momento, si aprendes a conformarte con menos y a apreciar la sencillez, entonces embarcarte en un viaje en furgoneta será una de las transiciones más importantes que puedas permitirte.

 

Razones por las que deberías considerar vivir en una furgoneta

Vivir en una furgoneta te permite disfrutar de la emoción de lo desconocido

Vivir un estilo de vida nómada significa estar constantemente inmerso en la incertidumbre, lo que puede ser aterrador, pero también muy emocionante. Cada día en la carretera es una aventura. Cada día tiene la posibilidad de que ocurra algo diferente e inesperado.

Cada día no sabemos exactamente qué va a pasar, qué vamos a hacer, a quién vamos a conocer o dónde vamos a dormir esa noche. Esta sensación de incertidumbre que acompaña a las aventuras de la vida de las furgonetas tiene una forma de hacerte sentir vivo, más en sintonía con el momento y aceptar el cambio.

Es un reto que conduce al crecimiento personal

A pesar de lo que pueda parecer en Instagram, vivir en una furgoneta no es fácil, de hecho, a veces puede ser un gran reto. Tendrás que lidiar con mucha incertidumbre y malestar. Pasarás mucho tiempo a solas contigo mismo. Vivir en una furgoneta requiere mucha energía para que sea rentable. Tendrás que aprender a conformarte con menos y a apreciar los placeres sencillos con gratitud.

Este estilo de vida te desafiará de maneras que nunca imaginaste, pero te traerá recompensas que te cambiarán para bien. Te verás arrojado a muchos escenarios incómodos que te obligarán a enfrentarte a ti mismo en tu núcleo. Puede que descubras que tu paciencia no es tan fuerte como pensabas. Puede que descubras que necesitas estabilidad o que necesitas seguir la corriente más a menudo.

Experimentarás la importancia de la flexibilidad y la apertura. Y si eres sincero contigo mismo, esto te llevará a un camino de desarrollo personal increíble.

Libertad, flexibilidad y aventura

Muchos entusiastas de las furgonetas eligen este estilo de vida nómada por la libertad y la aventura que les espera en la carretera. Es maravilloso no estar atado a una casa o a un piso, tener todo lo que necesitas contigo en todo momento y poder ir donde te lleve el camino. Tus días suelen ser mucho más flexibles y tienes la sensación general de que tu tiempo es tuyo.

 

libertad de vivir en una furgo

 

Es posible que quieras visitar todos los parques nacionales de tu país. Vanlife es una forma estupenda de hacerlo, a la vez que se ahorra en gastos de transporte y alojamiento. Tal vez tengas amigos y familiares repartidos por todo el país. Vanlife puede permitirte pasar más tiempo de calidad con ellos.

Es posible que nunca hayas estado en la Costa Oeste, en los Pirineos, en Cabo de Gata o en La Axarquía. Viajar en furgoneta es una forma estupenda de descubrir nuevos lugares, sin dejar de trabajar y vivir tu vida.

Además, la vida en furgoneta te permite cambiar de planes en cualquier momento. Quizá quieras quedarte más tiempo en un lugar que te gusta mucho. Tal vez alguien te hable de una impresionante cascada en la dirección opuesta a la que ibas. Tal vez quieras descubrir una nueva ciudad o alejarte de la naturaleza. Quizá el tiempo no sea de tu agrado y quieras dirigirte al sur (o al norte, o a la costa, o a la montaña). Cuando vives en una furgoneta, las posibilidades son infinitas.

Centrarse en las aficiones (escalada, surf, senderismo, esquí, música…)

Dependiendo de tu estilo de vida, la furgoneta puede permitirte dedicar más tiempo a tus aficiones favoritas. Tal vez quieras levantarte en la playa y surfear todo el día. O tal vez quieras pasar más tiempo haciendo senderismo, escalando o esquiando.

 

Puede que tu objetivo sea centrarte en tu música, en tus escritos o en tus obras de arte. Cualquiera que sea la afición que encienda tu alma, vivir en una autocaravana puede permitirle convertirla en una parte mayor de su vida.

Aunque la libertad y la flexibilidad de vivir en una furgoneta te permiten dedicar más tiempo a lo que es importante para ti, es importante tener en cuenta que no tendrás una cantidad infinita de tiempo libre. Hay cosas que requieren más tiempo cuando se vive en una furgoneta.

Tendrás que dedicar tiempo a viajar, a buscar lugares para dormir, a reponer agua fresca, a montar y desmontar el campamento, etc. Te sorprenderá el tiempo que tienes que dedicar a ti mismo. Te sorprenderá el tiempo que requieren estas actividades.

Pero la vida en furgoneta también te ahorra mucho tiempo en otras áreas. Puede que no tengas que hacer ese largo viaje al trabajo. Tus necesidades serán más sencillas y no tendrás que trabajar todas esas horas para permitirte cosas innecesarias. También puedes trabajar por temporadas, ahorrar dinero y tomarte un tiempo libre durante parte del año.

La cuestión es que la libertad y la sencillez de la vida en furgoneta realmente abren tu horizonte de posibilidades y te dan mayor control en la gestión de tu tiempo.

 

furgoneta camper para surf

Ahorrar dinero (o alcanzar otros objetivos financieros)

Algunas personas optan por vivir en una furgoneta para ahorrar dinero, especialmente en el alojamiento. No cabe duda de que el coste de la vivienda está fuera de control en muchas partes del país. Vanlife te permite eliminar los pagos de alquiler/hipoteca, que probablemente sean una parte importante de tus gastos mensuales.

El dinero que te ahorras en la vivienda podría permitirte volver a estudiar, perseguir esa idea de negocio, ahorrar para la jubilación, salir de las deudas de las tarjetas de crédito o pagar por fin sus préstamos estudiantiles.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que la vida en furgoneta no es una forma mágica de gastar cero dinero. Si bien puedes ahorrar dinero en los gastos de alojamiento, el resto del gasto depende de tu estilo de vida y tus prioridades. Así como puedes gastar muy poco dinero viviendo en un piso si eres ahorrativo, puedes gastar un montón de dinero viviendo en una furgoneta si no tienes cuidado.

Todo depende de cómo elijas vivir y la elección del alojamiento es solo una parte de la ecuación.

Aprender a vivir una vida más minimalista y apreciar las cosas sencillas

Cuando vives en una furgoneta, simplemente no tienes espacio para cosas innecesarias. Te obliga a evaluar las cosas que tienes y a reducir tus posesiones a lo que realmente necesitas y utilizas. Esto puede ser un gran impulso para tu bienestar psicológico.

Tener menos cosas te quita un peso de encima que quizá no sabías que tenías. Hay mucho menos de que preocuparse y mucho menos estrés dando vueltas en tu mente cuando solo tienes lo que necesitas, cuando todo está a mano.

Y como el espacio es limitado en la furgoneta, es difícil comprar impulsivamente cosas que no necesitas. Esto te obliga a aprender a arreglártelas con lo que tienes y a buscar formas de salir adelante en lugar de resolver tus problemas comprando cosas.

Aprender a sobrellevar y aceptar la incertidumbre también te anima a bajar el ritmo y disfrutar de las cosas sencillas de la vida, en lugar de buscar constantemente lo siguiente.

Conocer gente nueva y unirse a una gran comunidad

Puede sonar extraño decir que vivir en una furgoneta es una gran manera de conocer gente y vivir en comunidad, pero es cierto. Hay montones de personas interesantes que eligen este estilo de vida y cuando conozcas a otro furgonetero, probablemente habrás conocido a una persona con ideas afines que al instante entiende tu vida de una manera que los demás no entienden.

Esto significa que a menudo puedes evitar las tonterías y establecer rápidamente conexiones profundas con la gente.

Internet y las redes sociales han abierto un montón de oportunidades para conectarse con otros vanlifers, sin importar dónde estés.

Y no hay nada como que un grupo de nómadas se junta en una gran reunión de vida en furgoneta. Se trata de eventos estupendos que nos permiten conocernos en persona, visitar los vehículos de los demás e intercambiar historias en torno a una hoguera.

Rechaza las normas sociales y gestiona tu propio tiempo

Hemos llegado a un punto de inflexión en nuestra sociedad en el que hemos visto detrás de la cortina y no nos gustan algunas de las cosas que hemos observado. Para muchos que se sienten atraídos por la vida en furgoneta, la idea de hipotecar sus vidas por la dudosa promesa de una jubilación incierta no es muy atractiva.

Nuestro tiempo es nuestro recurso más preciado. Ninguno de nosotros sabe cuánto tiempo le queda en esta tierra. La elección de vivir en una furgoneta es un reconocimiento de este hecho. Es una celebración del tiempo limitado que tenemos y es honrar ese tiempo esforzándose por aprovecharlo al máximo.

Dicho esto, vivir en una furgoneta no es una fiesta, es un estilo de vida alternativo. Los vanlifers siguen teniendo que trabajar y ganarse la vida (de hecho, a veces más que en sus antiguas vidas). La diferencia, sin embargo, es que tienes un mayor grado de libertad para determinar tu vida. Tú dictas tu propio tiempo en lugar de que otro lo dicte por ti.

Retos de la vida en furgoneta

Aunque hay muchas razones para elegir vivir en una furgoneta, lo cierto es que no es para todo el mundo. Estos son algunos de los principales retos de este estilo de vida.

La vida en la furgoneta puede dar mucho trabajo

A pesar de lo que puedas ver en Instagram, la vida en furgoneta no consiste solo en holgazanear en lugares bonitos. La vida real de la furgoneta requiere mucho trabajo y hay que elaborar estrategias casi constantemente.

Siempre nos hacemos preguntas como: ¿cuándo debemos repostar agua dulce?, ¿dónde podemos ducharnos?, ¿cómo de lleno está nuestro depósito de aguas grises?, ¿dónde dormiremos esta noche?, si tenemos que pedir algo por Internet ¿cuál es el mejor lugar para enviarlo y dónde estaremos en unos días?.

Además, muchas cosas parecen tardar más tiempo cuando se vive en una furgoneta. Cocinar es un proceso mucho más largo cuando tienes que sacar todo de la alacena para coger algo del fondo. Y si no guardas todo inmediatamente, tu furgoneta se vuelve rápidamente inhabitable.

No puedes tirar las cosas en un rincón o dejar los platos en el fregadero como en una casa. La vida diaria puede ser un baile constante de sacar y guardar cosas.

A diferencia de lo que ocurre en una vivienda fija, donde el agua y los servicios públicos te llegan directamente a través de una tubería, cuando vives en una furgoneta tienes que ir a buscarlo todo. Tenemos que tener cuidado con la cantidad de agua que nos queda y cuando se nos acaba tenemos que buscar un lugar para rellenar (y encontrar un lugar donde verter nuestras aguas grises). Lo mismo ocurre con el combustible.

Luego hay que montar y desmontar el campamento; hay furgonetas que tienen dos modos: modo de viaje y modo de acampada. Desplegar el toldo, sacar los instrumentos de la parte trasera…luego hay ponerlo en su sitio y cuesta trabajo.

Esto es algo que sorprende a muchas personas que no están familiarizadas con la vida en furgonetas: el tiempo y el esfuerzo que requiere mantener este estilo de vida. Pero creemos que merece la pena y nos lleva mucho menos tiempo que cortar el césped y mantener nuestra casa en nuestra antigua vida.

Vivir en un vehículo recreativo significa acostumbrarse a pasar tiempo al aire libre

Si no te gusta estar fuera, tendrás que hacer algunos ajustes importantes. Siempre decimos a la gente que no vivimos en una furgoneta, sino que vivimos una furgoneta. La vida de las furgonetas consiste en estar al aire libre. Por muy cómoda o espaciosa que sea tu furgoneta, por muchas comodidades que hayas incluido en su construcción, siempre pasarás una cantidad importante de tiempo fuera de ella.

Esto es algo que atrae a mucha gente a la vida en furgoneta y es una de nuestras partes favoritas del estilo de vida. Pero es importante darse cuenta de que estar al aire libre todo el tiempo conlleva algunas incomodidades inevitables. Habrá tierra, barro, arena y hojas. Habrá todo tipo de insectos: mosquitos, moscas y arañas. Tendrás frío o calor, estarás mojado o sudado.

Las cosas no siempre estarán limpias y no siempre estarás perfectamente cómodo. Y cuanto antes aceptes esta realidad, más disfrutarás viviendo en una furgoneta.

 

viajar en furgoneta camperizada

Estarás expuesto a las variaciones climáticas y de temperatura

Cuando vives en una furgoneta, el control que puedes tener sobre tu entorno es limitado. Siempre estarás un poco a merced del tiempo que haga fuera. Hagas lo que hagas, nunca tendrás tanto control sobre la temperatura de tu furgoneta como en una casa.

Hay algunas cosas que puedes hacer para mantener una temperatura razonable en tu furgoneta, haga el tiempo que haga: aísla tu furgoneta, incluye cubiertas reflectantes en las ventanas e instala un ventilador.

En invierno, un pequeño calentador de propano (u otra fuente de calor) puede hacer maravillas. Pero a no ser que pienses pasarte todo el tiempo enchufado a la red eléctrica en los parques de autocaravanas, no hay manera de que hagas funcionar el aire acondicionado en verano (consume mucha energía).

Tendrás que acostumbrarte a lidiar con las temperaturas extremas y encontrar la manera de sobrellevarlas.

Esto es lo que a menudo dicta nuestros viajes: en los meses de verano buscamos climas septentrionales y altitudes elevadas. En invierno gravitamos hacia regiones más soleadas y cálidas (aunque disfrutamos de la vida invernal en las montañas). Pero a menudo hemos tenido que cambiar nuestros planes debido al calor extremo o a la proximidad de una tormenta. El tiempo es algo que no podemos controlar, pero tenemos que adaptarnos y reorganizar nuestros planes en torno a él todo el tiempo.

Así que, si no te gusta cambiar de planes, si no soportas las variaciones de temperatura, si tu espacio vital tiene que estar siempre a una temperatura bajo tu control, vivir en una furgoneta puede resultar un importante reto para ti (o una importante oportunidad de crecimiento).

Te expondrás a muchas situaciones nuevas e incómodas

Cuando se vive en la carretera, ocurren cosas inesperadas. Puedes encontrarte en muchas situaciones incómodas y tendrás que acostumbrarte a salir de tu zona de confort. Habrá capas de incomodidad que tendrás que trabajar internamente, especialmente cuando empieces a vivir en una furgoneta.

Gran parte de este malestar proviene de la incertidumbre inherente a la vida nómada. Es posible que te encuentres en una zona completamente nueva, con un clima diferente y retos distintos a los que estás acostumbrado. Es posible que tengas que hacer frente a una avería u otro problema cuando no conoces a nadie cercano que pueda ayudarte. Es posible que tengas que lidiar con mucha frustración y algo de miedo.

Pero si eres flexible y mantienes la mente abierta, te acostumbrarás a no saber qué hay a la vuelta de la esquina. Esta sensación de incertidumbre forma parte de la aventura de la vida en furgoneta y sentirás que estás explorando la vida cada día. Te despedirás de tu zona de confort por el retrovisor, lo que te permitirá crecer profundamente.

Salir a la carretera requiere energía

A no ser que hayas ahorrado un montón de dinero para tomarte un tiempo libre en el trabajo para hacer un viaje temporal en furgoneta (lo cual sería genial), vivir en una furgoneta no es una fiesta. Lo que no se ve en Instagram es que toda esa gente que hace vanlife a tiempo completo se deja la piel para mantener ese estilo de vida.

Los Vanlifers hacen de todo, desde trabajos manuales, agricultura de temporada, gestión de su propio negocio, puestos de trabajo en campamentos, trabajo autónomo en línea y muchas otras formas creativas e independientes de ganar dinero. Pero lo que todos tenemos en común es que nos dejamos la piel y salimos al exterior, en lugar de sentarnos y esperar a que se presenten las oportunidades.

Si prefieres la estabilidad de presentarte en un lugar concreto durante un número determinado de horas y recibir a cambio un sueldo regular, tendrás que hacer algunos ajustes si quieres vivir en la carretera. Pero muchos furgoneteros han hecho esta transición con éxito, así que no hay razón para que tú no puedas hacer lo mismo si te lo propones.

Ventajas y contras de vivir en una furgoneta

Pros

  • Cada día es una aventura
  • Libertad y flexibilidad para viajar
  • Es un reto que conduce al desarrollo personal
  • Más tiempo para actividades de ocio
  • Si lo haces bien, puedes ahorrar dinero
  • Conocer gente y unirse a una gran comunidad

Contras

  • No es lo que se ve en Instagram
  • Mantener el estilo de vida puede suponer mucho esfuerzo
  • Estás a merced del clima y de los cambios de temperatura
  • Te expondrás a situaciones nuevas, inesperadas e incómodas
  • Vivir en la carretera a tiempo completo requiere dedicación

 

 

 

También te puede interesar