Blog para toda la familia

Senderismo con niños

senderismo con niños

Ir de excursión con los niños es una forma estupenda de hacer que conecten con la naturaleza a una edad temprana, pero también puede ser una actividad un tanto desafiante para los aquellos padres a los que les gusta tener todo bajo control.

Te animamos a que saques a los niños a hacer senderos este verano, porque parte de la preservación de los espacios naturales para las generaciones futuras es enseñar a los jóvenes a apreciar y disfrutar de la naturaleza. En este artículo, encontrarás 10 para consejos para hacer senderismo con niños que te ayudarán.

Pasar tiempo caminando por la montaña ofrece un mundo de oportunidades para salidas familiares y vacaciones. No solo tu familia disfrutará unida, sino que también podrás presentarle a la próxima generación todo lo que ofrece la naturaleza para el crecimiento personal y la educación, mientras creas recuerdos familiares para toda la vida.

Una de las cosas fundamentales para recordar cuando se va de excursión con niños es que la caminata no se trata de ir del punto A al punto B, sino de explorar el sendero y lo que hay en él.

Con esa idea en mente, ¡te deseamos que disfrutes de una agradable caminata con los niños!.

10 para consejos para hacer senderismo en familia

1.- Diviértete y sé flexible

Si éste es tu objetivo número uno, todos estaréis felices. Recuerda que estás tratando de presentarle el senderismo a tu familia; no querrán empezar de nuevo si no se divierten la primera vez.

¡Hazlo divertido!. La clave del éxito de la excursión es mantener a los niños motivados y entretenidos, así que ¿por qué no combinar ambas cosas?. Crea juegos que podáis realizar juntos en el sendero. Pídeles que encuentren señales de vida salvaje (excrementos, agujeros de pájaros en los árboles…).

2.- Dales algo de control a los niños

Deja que los niños marquen el ritmo y déjalos también tomar decisiones a lo largo del camino. Permíteles decidir qué camino tomar o dónde detenerse para almorzar. Naturalmente, querrán explorar sus alrededores y examinar nuevos insectos, telarañas y pájaros.

Pueden llevar algún pequeño juguete con el que entretenerse en el camino, aunque sería mucho mejor si crean sus propios inventos usando solo cosas que encuentren en la ruta (rocas, palos, hojas, etc). Solo asegúrate de poner todo en su lugar cuando te vayas.

3.- Lleva bocadillos y abundantes bebidas

Asegúrate de que os detenéis a beber con frecuencia. Los niños pueden estar tan interesados ​​en su nuevo entorno que no se dan cuenta de la sed que tienen. Los alimentos con alto contenido energético y mucha agua los mantendrán de buen humor.

4.- Elegid bien la ropa que lleváis

Capas, capas y más capas. Asegúrate de llevar una cantidad suficiente de ropa por si tu hijo se enfría durante la ruta. Lleva siempre ropa para la lluvia (un cortavientos puede ser de gran utilidad).

No olvides gorros en invierno y gorras en verano. Asegúrate de que tus hijos tienen el calzado adecuado para hacer senderismo; dependiendo del terreno, puede ser desde sandalias hasta botas de montaña.

Por último, lleva siempre una muda de ropa para cada niño y déjala en el coche para cuando regreséis del sendero, ya que lo más probable es que tus hijos estén mojados o embarrados.

5.- Elige una caminata corta e interesante

Elige un sendero con un destino como un mirador, una cascada, un sitio histórico, un arroyo o un lago. Dales a los pequeños tiempo para investigar cosas interesantes en el camino.

6.- Involucra tus sus hijos en el paseo

senderismo con tus hijos

Discute la longitud del sendero, el nivel de dificultad, las señales inminentes del clima, cómo usar una brújula y leer un mapa y cómo identificar plantas y animales.

7.- La seguridad lo primero

Dale a cada uno de sus hijos un paquete pequeño con un refrigerio saludable y una botella de agua para niños. También pueden tener la edad suficiente para usar su propia chaqueta en su mochila. Ponle un silbato de seguridad entre las cosas que cada uno llevará encima. Si los niños son muy pequeños como para llevar su propia mochila, puedes ponerle el silbato atado a una lengüeta de la ropa, por ejemplo.

Repasa con los niños, en cada caminata, qué hacer si se separan de ti. Asegúrate de que sepan cómo quedarse quietos y cómo usar su silbato para hacerse oír.

8.- Elige un líder y asegúrate de rotar

A los niños les encanta sentir que están al mando. Hacer que los niños se turnen para liderar el grupo de excursionistas puede ayudar a que se sientan con poder. Eso sí, te aconsejamos que el liderazgo se rote o esto podría llevar a discusiones más adelante en el camino.

senderismo en familia

Al permitir que los niños lideren, también puedes asegurarte de que el ritmo es lo suficientemente lento como para que puedan seguirlo.

9.- Planifique paradas frecuentes

El senderismo requiere mucha energía en niños y adultos. Es probable que, si se sienten cansados, los niños se pongan de mal humor y no quieran continuar el paseo por la montaña. Consigue que tu hijo esté contento y motivado haciendo numerosos y pequeños descansos para beber y comer.

También podéis utilizar estas pausas para recuperar energía como una forma de enseñarle a ir superando pequeñas metas: «en esa pasarela, haremos un descanso y tomaremos algo de comer» o «en el mirador sacaremos los prismáticos y estaremos  un rato mirando paisajes». Lo más probable es que, cuando hayan tomado ese tentempié, estén deseando continuar.

10.- No dejar rastro

Hemos dejado para el final uno de los puntos más importantes a la hora de planificar una jornada de senderismo con nuestros hijos; preservar el medioambiente. Los niños son los futuros guardianes de nuestro planeta, así que es mejor que empecemos a enseñarles a cuidar de esos espectaculares lugares salvajes a una edad temprana. Cuando salgas de excursión con tus pequeños, asegúrate de recoger toda la basura.

Para reforzar aún más esta idea, también puedes llevar una pequeña bolsa y hacer que los niños recojan la basura que vean en el camino de vuelta al coche. De esa forma, no solo no habrás contaminado, sino que habrás dejado la naturaleza incluso un poco mejor de como la encontraste.

Durante el descanso, asegúrate de examinar la zona y comprobar que todo está en su sitio.

 

Ahora que hemos compartido contigo algunos de nuestros consejos sobre el senderismo en familia, nos encantaría saber que estamos ante el inicio de una tradición familiar que os lleve a ir de excursión una o más veces al mes.

Sal de excursión a menudo con tus hijos. A los niños les encanta la sensación de aventura y hacer algo nuevo. Dado que los niños pasan una buena parte de su tiempo dentro de casa durante la semana, el senderismo durante el fin de semana es una forma perfecta de sacarlos al exterior. ¡Una gran variedad de senderos te esperan!.

También te puede interesar