Blog para toda la familia

Lectura y narración de cuentos con bebés y niños

beneficios de leer cuentos a tus hijos

No todo el mundo es bueno contando historias, sin embargo, es importante leerle a tu hijo si quieres conseguir que éste acabe amando la lectura. Es tan importante que se trata de un factor clave en el desarrollo de la alfabetización de tu hijo.

Aquí tienes una lista de técnicas sencillas para contar historias que me han resultado útiles cuando cuento historias en voz alta a los niños.

Técnicas sencillas de lectura de cuentos

1. Crea un ambiente propicio para la lectura de cuentos

En primer lugar, asegúrate de que los niños están cómodos y preparados para escuchar la historia. Si tu hijo sigue jugando con un juguete o está distraído, puede resultarle más difícil mantener su atención durante el libro.

Involucrar al niño en el proceso de toma de decisiones también ayuda a centrar su atención en la tarea que tiene entre manos. «Ahora es el momento de leer un libro».

A veces ayuda dar a tu hijo la posibilidad de elegir entre dos títulos, así que una vez que la decisión es suya, está más atento y dispuesto a escuchar.

2. Ganarse al público desde la primera línea

Capta a tu público desde el principio. Antes de empezar a leer a tu hijo, empieza a crear la atmósfera adecuada para la primera línea. Suelo empezar con una voz apagada a un ritmo lento o con una voz más alta a un ritmo más rápido, antes de volver a mi voz normal de lectura para un libro concreto.

3. Leer libros con buena rima y ritmo

Los mejores libros para niños tienen la rima y el ritmo que los hacen tan agradables para los niños pequeños. Cuando elijas un libro para leer, fíjate en la longitud de las frases, el esquema de rima utilizado y considera la posibilidad de variar el volumen de tu voz y el ritmo de tu discurso para adaptarte a la historia.

Reduce la velocidad de tu voz al leer el diálogo. Acelera su ritmo al describir las acciones.

Los grandes libros infantiles lo hacen más fácil. En este artículo te dejamos una selección de libros para niños de 4 años bellamente escritos y que recomiendo encarecidamente.

4. Cuenta la historia con sentimiento

Asegúrate de leer a tus hijos con emoción y pasión. Transmitir el estado de ánimo y los sentimientos de los personajes utilizando la voz, los ojos, la cara y los brazos.

Tu voz puede ser fuerte, suave, alta, baja, rápida o lenta. Utiliza las pausas y los descansos para aumentar la tensión. Utiliza los ojos, la cara y los brazos para expresar alegría, tristeza, emoción y miedo.

5. Juega con el libro

Diviértete cuando le leas a tus hijos jugando con los libros.

Habla de la historia, las lustraciones, las diferentes partes del dibujo o cosas que suceden en la página.

Juega a las palabras: enseña a tus hijos a reconocer diferentes palabras. Pide a tus hijos que busquen ciertas palabras que se repiten en el libro.

Mira, aquí está la palabra «feliz», ¿la ves en algún otro lugar de esta página?. Feliz empieza con «f», ¿puedes encontrar otras palabras que empiecen por «f»?.

6. Involucra al público en la historia

Es mucho más divertido para tus hijos participar en la experiencia de contar historias si ellos son parte de ella.

No solo es más divertido, sino que también mejora la capacidad de recordar de tus hijos. Una estadística notable es que los niños recuerdan el 60% de lo que hacen, el 30% de lo que ven y el 10% de lo que oyen.

Puedes hacer que tus hijos participen utilizando gestos, efectos sonoros o recitando frases a medida que avanza la historia.

7. Despacio para el final

Es bueno bajar el ritmo cuando se llega al final de una historia. Esto hace que la historia sea más satisfactoria para tus hijos y asegúrate de seguir el final con una pausa silenciosa. De hecho, muchos libros para niños están diseñados para que te frenes para el final.

8. Observa cómo un bibliotecario dirige una clase de lectura

Cada vez que llevo a mi hija a una sesión de lectura en la biblioteca local, acabo saliendo con ideas sobre cómo puedo mejorar mis habilidades para contar historias. Siempre me sorprende cómo los bibliotecarios consiguen mantener a un grupo de veinte niños de preescolar comprometidos e interesados durante media hora.

Contar cuentos a los niños: beneficios y formas de hacerlo

Contar cuentos es una forma de expresión creativa en la que la imaginación se traduce en palabras. Requiere palabras y acciones interactivas, con variaciones de tono, para contar una historia que mantenga a los oyentes comprometidos hasta el final.

Contar cuentos a los niños

Un buen narrador también fomenta la imaginación activa de sus oyentes, permitiéndoles convertirse en cocreadores de la historia.

La narración de cuentos puede adoptar muchas formas: danza, títeres, comedia musical, comedia, poesía, etc. Se necesita paciencia, perseverancia y mucho ensayo y error para dominar esta habilidad.

No saber cómo contar un cuento a un niño puede ser frustrante, sobre todo cuando tu pequeño quiere un cuento cada noche. Aquí te presentamos 5 formas sencillas y divertidas de contar cuentos a tus hijos.

Las mentes jóvenes siempre están explorando algo, se aburren fácilmente y pasan de un tema a otro con tanta rapidez que te cuesta ponerte al día. Entonces, ¿cómo captar la atención del niño y mantenerlo contigo sin aburrirlo?.

He aquí algunos consejos que te ayudarán a conseguirlo:

⇒ Entiende al oyente: El primer paso y el más importante, es entender a su público: saber lo que quiere te ayudará a crear y contar una historia convincente. Así que pregúntate qué le gusta a tu hijo: ¿superhéroes, príncipes y princesas, extraterrestres o personajes históricos?.

⇒ Construye tu mensaje: El siguiente paso es definir el mensaje que quieres transmitir a través de tu historia. ¿Qué deben aprender los niños de la historia?. ¿Hay algo específico que quieras que aprendan de la historia?. Construye tus historias en torno a estas preguntas.

⇒ Incluye palabras creativas: El uso de un vocabulario innovador e impactante funciona mejor cuando se cuenta una historia a los niños. Pero limita el uso de palabras que sean difíciles de entender para un niño.

⇒ Estilo expresivo: Mantén a los oyentes embelesados contando la historia de forma elocuente y dramática. Sé enérgico, emociónate y déjate llevar por la corriente. Crea una experiencia emocionante llena de suspense e incidentes sorprendentes si la historia lo justifica.

⇒ Tiempo: Ya sea una historia para contar alrededor de una hoguera, a la hora de dormir o simplemente una historia humorística para contar en un día lluvioso, tiene que ser apropiada y adaptarse al estado de ánimo y al momento del día.

15 beneficios de leer cuentos infantiles a tus hijos

Además de ser entretenidos, los cuentos ofrecen un sinfín de beneficios a los niños y contribuyen a su desarrollo general. Ya sea leyendo un libro de cuentos, contando una experiencia personal o recreando el argumento de su película favorita, tus historias pueden tener un impacto duradero en sus años de crecimiento.

He aquí otros beneficios de la narración de cuentos en la infancia:

Inculcan valores

Los cuentos pueden tener un gran impacto en los niños. La honestidad, la veracidad, la gratitud y muchos otros atributos pueden ser inculcados en ellos a través de historias atractivas.

Comprensión de culturas diferentes

Los cuentos pueden servir para mantener a los niños conectados con sus raíces y ayudarles a comprender su propia historia y tradiciones. Las historias, como las culturas, varían de un país a otro. Las historias de los países de origen y del extranjero ayudarán al niño a apreciar las diversidades que existen en este mundo.

Mejoran la capacidad de escucha

Para disfrutar plenamente de la historia, es importante prestar atención al narrador para no perderse nada. Una buena sesión de cuentos puede mejorar la capacidad de escucha del niño.

Inspiran curiosidad

Interrumpir una historia cuando se vuelve más interesante hace que el oyente esté ansioso por saber qué sucede a continuación. Esto despierta la curiosidad de los niños y les anima a hacer preguntas, lo que también contribuye a su aprendizaje, crecimiento y desarrollo.

Estimulan la imaginación

Una cosa es ser curioso y otra ser imaginativo. Una cuento bien contado te lleva a diferentes partes del mundo, ya sean reales o míticas. Las historias con un elemento de fantasía y magia ayudan a mejorar la imaginación y el pensamiento creativo de los oyentes.

motivar a tu hijo para que lea

Mejoran la concentración

Escuchar cuentos mejora la capacidad de atención y los niveles de concentración.

Introducen nuevo vocabulario

Cuando incluyes nueva terminología cada vez que cuentas un cuento, los niños aprenden el significado de esas palabras desconocidas. Esto les ayuda a mejorar su vocabulario.

Mejoras el proceso de aprendizaje

Las historias tienen una forma única de mejorar el proceso de aprendizaje, tanto académico como personal. Los cuentos pueden involucrar a los niños en un proceso de aprendizaje creativo que facilita la comprensión incluso de los temas más difíciles.

Desarrollan la inteligencia emocional

Es la clave del éxito en las diferentes etapas de la vida humana. El desarrollo de la inteligencia emocional se refiere a la conciencia y el control de las propias emociones y expresiones. Las historias le ayudan a conseguirlo de una manera sencilla pero hermosa.

Enseñan la empatía

La capacidad de pensar por los demás, ponerse en su lugar y comprender sus sentimientos nos hace mejores personas. Los cuentos pueden enseñar a los niños a ser más empáticos y sensibles con las necesidades de los demás.

Mejoran la comunicación

Cuando tu imaginación y tu pensamiento son claros, se reflejan en la comunicación. Escuchar y comprender las historias de los cuentos infantiles puede mejorar la comunicación a muchos niveles.

Reducen el estrés y la ansiedad

Los cuentos no solo te entretienen, sino que te cautivan porque te transportan a diferentes mundos imaginarios. Escuchar estas deliciosas historias y experimentar la magia y la fantasía en sus mentes puede reducir los niveles de estrés y ansiedad en los niños.

Agudizan la memoria

Tanto si se trata de un cuento largo o corto, los niños tienden a recordar la trama, los personajes y otros aspectos de la historia durante todo el tiempo que puedan.

Facilitan el aprendizaje académico

Algunas materias académicas tienen un vínculo directo o indirecto con diversas historias. Esta es una de las muchas maneras en que los cuentos pueden facilitar el aprendizaje académico de los niños. Las habilidades de pensamiento creativo que desarrollan mientras escuchan los cuentos también hacen que el aprendizaje escolar sea eficaz.

Fomentan un cuentacuentos en ciernes

Escuchar cuentos intrigantes puede inspirar a los niños a escribir sus propias historias algún día o a convertirse ellos mismos en cuentacuentos.

Contar historias es un arte que ni siquiera la tecnología puede robarte. Dedica tiempo a contar cuentos de calidad con tus hijos y asómbrales con tus habilidades.

Ya sean historias mitológicas, cuentos de hadas clásicos o historias sobre el espacio y el futuro, el cuento adecuado garantizará un niño impresionado y feliz.

También te puede interesar