Juguetes sensoriales, ¿qué son y cómo pueden ayudarnos?

juguetes sensoriales que son

El autismo suele ir acompañado de problemas sensoriales.

Los juguetes sensoriales están diseñados para estimular los cinco sentidos del niño: vista, oído, tacto, olfato y gusto. Pueden incluir elementos como colores vivos y contrastados, sonidos o texturas diferentes. Se trata de juguetes pensados para ayudar a los niños a desarrollar sus sentidos en un entorno seguro y natural a través del juego.

 

¿Qué son los problemas sensoriales?

Hay dos tipos de problemas sensoriales que pueden afectar a un niño con autismo: la hipersensibilidad y la hiposensibilidad. Ambos tipos de sensibilidad afectan a la forma en que el niño procesa y responde a diferentes tipos de estímulos.

  • Vista
  • Oído
  • Olfato
  • Gusto
  • Tacto
  • Equilibrio
  • Conciencia del cuerpo

Niños hipersensibles

Los niños con hipersensibilidad reaccionan de forma exagerada a los estímulos. Esto suele denominarse «sobrecarga sensorial». Los estímulos regulares y extremos, como las luces brillantes o los olores fuertes, pueden afectar a los niños hipersensibles y hacer que se sientan abrumados. Hay una serie de estrategias que pueden utilizarse para ayudar a los niños con hipersensibilidad sensorial.

Para garantizar un apoyo adecuado, los padres deben consultar a un profesional para determinar la mejor manera de apoyar a tu hijo con hipersensibilidad sensorial.

Niños hiposensibles

En contraste con la hipersensibilidad, algunos niños con autismo tienen realmente una baja sensibilidad a los sentidos y estímulos. Un ejemplo de ello es la baja sensibilidad al dolor. Un niño hiposensible también puede no responder a las señales corporales que afectan al control del equilibrio y la coordinación física.

Entre las adaptaciones que pueden hacerse para los niños hipersensibles se encuentran los alimentos de sabor fuerte o con textura y las actividades que practican habilidades físicas como bailar, saltar, correr y atrapar.

 

¿Cómo ayudan los juguetes sensoriales al autismo?

Los juguetes sensoriales ayudan a los niños con autismo a relajarse, concentrarse y calmarse cuando se enfrentan a un escenario o evento. Les ayudan a agarrar los objetos con menos dolor e incomodidad, lo que en definitiva significa jugar con naturalidad.

comprar juguetes de madera

Además, los juguetes sensoriales ayudan a desarrollar habilidades de aprendizaje social como la negociación, la planificación y el compartir.

¿Cómo se utilizan los juguetes sensoriales para el autismo?

El uso de juguetes sensoriales para ayudar a los niños con autismo es cada vez más común. Hay muchos tipos diferentes de juguetes sensoriales, que apelan a uno o más de los diferentes sentidos. Los juguetes sensoriales apelan a los sentidos del niño de forma divertida.

Los juguetes sensoriales utilizados para el autismo pueden ayudar a los niños a concentrarse mejor, calmarse y relajarse. Sin embargo, los juguetes sensoriales no son un sustituto del tratamiento formal, basado en la evidencia, para los trastornos del espectro autista.

En definitiva, los juguetes sensoriales están pensados para ayudar al niño a aprender sobre sus sentidos de forma divertida. A través del juego, un niño con autismo puede entender mejor sus sentidos y cómo manejarlos.

Los 10 mejores juguetes sensoriales para el autismo

Puedes encontrar juguetes y regalos sensoriales online en la mayoría de las tiendas. Si estás intentando averiguar cuáles son los mejores tipos de juguetes sensoriales para el autismo, aquí tienes algunas opciones que puedes considerar.

1. Alfombras sensoriales

Un gran juguete sensorial para los niños con autismo es un juego de alfombras sensoriales. Se trata de pequeñas alfombras que utilizan cada una una textura diferente. A continuación, los niños pueden utilizar las manos o los pies para sentir y jugar con los diferentes tipos de textura.

Incluso puedes pedirle a tu hijo que cierre los ojos y recorra las diferentes alfombras mientras le pides que describa lo que siente.

2. Juguetes para morder

No es raro que los padres utilicen juguetes para morder para los bebés, especialmente cuando les están saliendo los dientes, pero los juguetes para morder también pueden ser utilizados por los niños con autismo.

Los juguetes para morder están hechos de un material de silicona no tóxico y pueden ser objetos de mano o joyas que se llevan alrededor del cuello o la muñeca. Están disponibles en una variedad de texturas (puntos, crestas, patrones) o pueden ser lisos.

Los juguetes para morder están pensados para desarrollar la capacidad de morder y masticar, así como para proporcionar estimulación sensorial.

3. Arena, slime o plastilina

Otro tipo de juguete sensorial que puede ser beneficioso para tu hijo es la arena o la plastilina. Estos permiten a tu hijo jugar mientras desarrolla su motricidad fina. Los niños pueden jugar con la sustancia sola o con otros objetos. Además, las sustancias suelen ser de colores vivos, lo que atrae sus sentidos visuales.

4. Tableros Pin Art

Los tableros Pin Art son perfectos para los niños y adolescentes con autismo. Estos juguetes tienen una especie de «alfileres» (no punzantes) que permiten al niño hacer y mirar las huellas que se crean en 3D. Puede utilizar sus manos y dedos para hacer impresiones, así como otros objetos y juguetes. El tacto único y agradable de las «chinchetas» del tablero hace que sea un excelente juguete sensorial sin manchas para los niños con autismo.

5. Palos de lluvia

palo de lluvia juguete sensorial

Para apelar al sentido del oído de un niño, pruebe con un palo de lluvia. Un palo de lluvia es un juguete divertido que puede ayudar a un niño autista a relajarse jugando y escuchando los evocadores sonidos de la «lluvia». Los colores vivos y la cascada de cuentas que caen son otra ventaja de este juguete, que permite al niño utilizar varios sentidos a la vez sin sentirse abrumado.

6. Fidget Spinners

Probablemente ya conozcas los fidget spinners, que se hicieron muy populares hace unos años. Estos juguetes ayudan a los niños a concentrarse manteniendo sus manos ocupadas. Son adecuados no solo para los niños con autismo, sino también para los niños con trastorno por déficit de atención (TDA) y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

La suave y rápida acción de giro de los spinners es agradable para muchos niños y con muchos diseños diferentes disponibles, seguro que encontrarás uno que le guste a tu hijo.

fidget spinner

7. Puzzles y rompecabezas

Los puzzles, los bloques y el cubo de Rubik pueden proporcionar una sensación táctil satisfactoria a los niños con autismo. Los puzzles también pueden ayudarles a concentrarse mejor, ya que pueden centrar su atención en una actividad y perfeccionar su motricidad fina manipulando objetos. También pueden disfrutar de los brillantes colores de los dibujos que se forman al completar un puzzle.

Los rompecabezas pueden ofrecer muchos beneficios a los niños del espectro autista. Estos rompecabezas pueden ayudar a enseñar a resolver problemas, mejorar la memoria, aumentar la capacidad de atención, enseñar a clasificar, promover la paciencia y la persistencia y proporcionar un entretenimiento sin fin.

Cuando elijas un rompecabezas, asegúrate de elegir uno que no sea ni demasiado fácil ni demasiado difícil de resolver. Para los principiantes, comience con rompecabezas de 24 piezas grandes.

8. Cojín vibrador Senseez

Este cojín vibrador es una forma estupenda de ayudar a calmar a tu hijo con su suave movimiento y su tenue sonido. Además, un estudio reciente demostró que los juguetes sensoriales con vibración pueden ayudar a mejorar las iniciaciones y respuestas verbales de los niños, lo que les anima a participar en la interacción social.

9. Body Sox

Este juguete interactivo funciona permitiendo que el niño se meta en una envolvente funda de lycra colorida, transparente y transpirable. Los niños con autismo encuentran que la presión ayuda a aliviar la ansiedad e iniciar la relajación.

10. Bolas reflectantes sensoriales

Estas bolas sensoriales reflectantes sensoriales ayudan a los niños con autismo permitiéndoles desarrollar el sentido visual. Los estudios han demostrado que los niños con TDAH y autismo tienen una menor capacidad para procesar la información sensorial visual. Esta es una buena manera de que tu hijo empiece a trabajar esos campos.

La creación de un entorno que estimule los sentidos puede lograrse mediante el uso de juguetes sensoriales, así como de otros tipos de muebles y decoraciones, proporcionando una forma sencilla y eficaz de estimular el desarrollo del cerebro. Esto ayudará a los bebés y a los niños pequeños a comprender mejor los objetos, los espacios, las personas y las interacciones.

 

También te puede interesar