Blog para toda la familia

Introducción al enfoque Montessori

montessori un enfoque del aprendizaje centrado en el niño

¿Te unes a nosotros para explorar el método Montessori, uno de los enfoques más influyentes de la educación infantil?.

El método Montessori ha llamado mucho la atención por su enfoque más depurado y dinámico de la crianza de los niños. Pero a veces parece estar un poco impregnado de misterio y confusión.

¿Qué es el enfoque Montessori?

María Montessori descubrió su revolucionario enfoque del aprendizaje por accidente. Pocas personas saben que en realidad fue una doctora que atendió a pacientes a finales del siglo XIX. Trabajó en un asilo de Roma con niños discapacitados mentales y emocionales.

Allí descubrió que el aprendizaje sensorial, el deseo natural de conocimiento, las actividades sencillas, la capacidad de elección y la independencia podían convertirse en poderosos motores del desarrollo, hasta el punto de que los pacientes con los que trabajaba superaban a sus compañeros sin discapacidad.

Así, a principios del siglo XX, nació el método Montessori, un enfoque del aprendizaje centrado en el niño. Supone un cambio con respecto a la educación tradicional, en la que el profesor o los padres se consideraban la única fuente de conocimiento. La Dra. Montessori prefería que los niños eligieran las actividades en las que participaban (creía que los niños aprendían mejor así) y eliminó de sus aulas el arraigado estilo de enseñanza para ponerse al nivel de los niños y explorar/observar con ellos.

Montessori desarrolló actividades basadas en habilidades, permitiendo a los niños elegir las actividades, y por tanto las habilidades, que deseaban dominar, en función del tipo de aprendizaje al que eran más receptivos en ese momento.

El método también trajo consigo actividades basadas en procesos que tenían un principio, un medio y un final, lo que daba a los alumnos un aprendizaje secuencial y una sensación de logro. Los niños aprendían todos los pasos de una tarea, ya fuera una rutina doméstica o una actividad de pintura. A los niños se les mostraron los diferentes pasos de la actividad, sin instrucciones verbales, incluyendo la limpieza al final.

Montessori sigue siendo un enfoque sensorial y práctico del aprendizaje. Las investigaciones han demostrado que este tipo de aprendizaje es muy potente y crea conexiones neuronales en el cerebro, al tiempo que fomenta la motricidad fina y gruesa, el crecimiento cognitivo y la resolución de problemas.

Al centrarse más en el desarrollo del niño en su totalidad (enriqueciendo el desarrollo físico, social, intelectual y emocional) en lugar de solo el rendimiento académico, los niños se volvieron más felices, más sanos, más independientes y, naturalmente, su rendimiento académico aumentó (más bien como un subproducto que como un objetivo final). Aprendemos mejor cuando estamos felices y sanos.

Aunque el método Montessori se utiliza en miles de guarderías y escuelas, sus beneficios no deben limitarse al aula. Es un enfoque que cualquier padre puede adoptar.

¿Por qué es importante el método Montessori?

Cuando sabemos que los primeros años de la vida de un niño son de los más formativos de su vida, es esencial encontrar un enfoque que libere su potencial. El método Montessori afirma poder hacerlo. ¿Pero cómo?.

Siguiendo al niño (y su naturaleza única)

Cuando los niños se embarcan en un viaje de aprendizaje, todos viajan en diferentes medios de transporte, a diferentes velocidades y toman diferentes rutas para llegar. Algunos encuentran obstáculos en el camino, otros se deslizan sin problemas.

Qué es el enfoque Montessori

Montessori es un enfoque que no solo reconoce este hecho, sino que intenta activamente adaptarse a los diferentes ritmos, estilos y enfoques de aprendizaje. En lugar de encerrar a los niños en un único enfoque, Montessori prescinde del plan de estudios fijo y se guía por los intereses del niño. ¿Qué le fascina a tu hijo?. ¿Ha observado qué es lo que les llama la atención y se ha basado en ello?.

Una comunidad solidaria de diferentes edades

En las aulas Montessori, los niños tienen edades diferentes (normalmente hasta 3 años de diferencia), por lo que los alumnos mayores se convierten en modelos y mentores y los más pequeños se sienten inspirados y apoyados por ellos. Esto refleja un entorno familiar natural con hermanos o un entorno comunitario. Hay mucho que aprender de quienes nos rodean.

El desarrollo social y emocional también es esencial

Enseñar al niño en su totalidad, en lugar de centrarse en el suministro de información y la excelencia académica, enseña valiosas lecciones de vida. El desarrollo de características positivas, el civismo, las herramientas para el bienestar emocional, la expresión oral, la interacción social, la competencia sana y la autonomía son solo algunas de las habilidades transferibles que se perfeccionan con este enfoque.

La libertad se equilibra con los límites

Dar a los niños la autonomía necesaria para que se conviertan en conductores activos de su propio aprendizaje (dentro de ciertos parámetros) es una excelente manera de involucrarlos. Hay que encontrar un equilibrio entre que los niños «lleven la voz cantante» y que los adultos «interfieran»; Montessori pretende conseguirlo.

Por ejemplo, dar a tu hijo la posibilidad de elegir entre tres actividades diferentes en casa te permite establecer límites y supervisar, pero ellos pueden elegir lo que quieren hacer.

Alumnos reflexivos capaces de autoevaluarse y autocorregirse

En las aulas tradicionales, los alumnos pueden llegar a depender del profesor para corregir sus habilidades. Las respuestas correctas suelen estar marcadas con bolígrafo rojo en sus trabajos, o los errores son marcados con un círculo por el profesor. Pero los niños no siempre tendrán un profesor, ¿verdad?.

Aunque algunos de nosotros tenemos el privilegio de contar con mentores en nuestras vidas, gran parte del duro trabajo de detectar nuestros errores lo hemos tenido que hacer nosotros mismos.

De hecho, es más potente así. Así que a los niños Montessori no solo se les anima a identificar sus errores, sino también a desenredar esos malentendidos y reconciliarlos. Esta es quizás una de las lecciones más poderosas que ofrece el método.

Orden, independencia y concentración

Aunque los niños son libres (hasta cierto punto) de dirigir su camino de aprendizaje, también necesitan aprender la autodisciplina y la autorregulación desde una edad temprana.

Las rutinas diarias y el énfasis en mantener un espacio ordenado apoyan este aprendizaje. Al permitir a los niños elegir sus actividades, la concentración y la atención aumentan automáticamente.

Los animadores Montessori estructuran el entorno cuidadosamente y enseñan a los niños a respetarlo y a poner cada cosa en su sitio. Piensa en los contenedores, piensa en las etiquetas, piensa en el código de colores.
Vibraciones naturales y ecológicas. Imagina cestas de paja tejidas, juguetes de madera, curiosidades orgánicas y areneros.

Son objetos sensoriales hermosos y maravillosos que invitan a tocar y oler. Los juguetes naturales, de madera o hechos a mano suelen ser más sostenibles y promueven las maravillas del entorno natural. Estos juguetes sostenibles también son baratos.

¿Cuáles son los cinco principios del método Montessori?

Este enfoque se basa en cinco principios simples pero poderosos.

Principio 1: Respeto por el niño

Si se tiene en cuenta que este método tiene más de cien años, se puede imaginar lo radical que fue construir un enfoque educativo en torno al respeto por los niños (en lugar del respeto de los niños por el profesor).

Dar a nuestros mininos la libertad de tomar decisiones, de hacer cosas por sí mismos y de ser celebrados por su singularidad demuestra que no solo se les respeta, sino que se les quiere.

Observar a los niños sin juzgarlos y fomentar la resolución pacífica de conflictos son algunos de los principios que se desprenden de esta base. Se evitan las amenazas, los sobornos y los castigos para centrarse en el comportamiento que se quiere ver.

Principio 2: El espíritu de la absorción

Solo por el hecho de vivir, estamos aprendiendo constantemente del mundo que nos rodea. A través de sus sentidos, los niños absorben continuamente la información y le dan sentido, porque son «seres pensantes». Todo lo que se necesita para optimizar esta «autoeducación» es un poco de estructura y facilitación.

Principio 3: Juego preparado

El juego es el trabajo del niño. María está convencida de que el juego es absolutamente esencial para el aprendizaje, pero los adultos lo ven más como un lujo y una actividad no educativa. Los niños son interrumpidos regularmente en sus juegos, como si no fueran importantes. Por lo tanto, es esencial que el juego sea una parte esencial de la vida de su hijo y que su entorno lo refleje.

 

Qué es un tabla Wobbel

Los niños aprenden mejor en un entorno que ha sido preparado para permitirles explorar el juego de forma independiente, sin verse abrumados por la elección. Esto puede ser tan sencillo como organizar tres actividades diferentes antes de que tu hijo se despierte de la siesta o por la mañana.

También puedes asegurarte de que haya en la casa objetos específicamente diseñados para tus hijos que les ayuden a jugar: mesas y sillas de tamaño infantil, equipos de limpieza, un taburete para cocinar y artículos de cuidado personal.

Principio 4: Tiempos delicados

Hay momentos en nuestra vida en los que somos más receptivos a ciertos tipos de aprendizaje; Montessori lo reconoce. Estos periodos sensibles duran hasta que el niño ha saciado su sed de conocimientos y habilidades a las que es especialmente sensible. Si nos damos cuenta de estos periodos sensibles, podemos identificar qué es lo que absorben nuestros hijos y ofrecerles actividades que satisfagan esas necesidades de aprendizaje.

Por supuesto, el momento, el orden y la duración de estos períodos varían según nuestra naturaleza única.

Principio 5: Educación automática

Los niños aprenden, pase lo que pase. Son esponjas. Son receptivos a todo, y si se les da el entorno adecuado, la orientación, las actividades, la inspiración y el estímulo, crecerán.

Nuestro modo natural es buscar constantemente el conocimiento y la autoeducación, utilizar los estímulos para resolver los problemas por nuestra cuenta, seamos o no conscientes de ello.

Los practicantes de Montessori aprovechan esta circunstancia y permiten a los niños ser más independientes.

¿Cuáles son las actividades típicas de Montessori?

Todas estas actividades pueden adaptarse y personalizarse según los intereses y la edad de tu hijo.

A medida que tu hijo crezca, será capaz de realizar tareas más complejas que tengan más pasos en la secuencia, pero si empieza de pequeño, tener solo un principio y un final para una actividad puede dar a su hijo una sensación de logro.

Arte y artesanía

Esta actividad tiene como objetivo desarrollar al niño en su totalidad, permitiéndole encontrar otras formas de expresarse que no sean las palabras. La resolución creativa de problemas, la coordinación mano-ojo y la autoexpresión son solo algunos de los beneficios asociados a esta actividad, que puede ser tan sencilla como utilizar tiza, lápices o pinceles y papel.

Bloques

como elegir un juguete educativo

Construir, anidar, apilar, ordenar, equilibrar y fingir son solo algunas de las infinitas posibilidades que ofrecen los bloques de aprendizaje.

Los bloques de madera han recorrido un largo camino en los últimos tiempos y han evolucionado hacia una variedad de formas maravillosas y más complejas para aquellos que quieren opciones más desafiantes. No solo son bonitos de ver, sino que también son más ecológicos y sostenibles.

Para saber más sobre los beneficios del juego con cubos para el desarrollo este artículo te resultará muy útil .

Juegos de arena y agua

¿Qué no puede gustar de estos dones naturales?. Este es otro ejemplo clásico de actividad Montessori táctil y sensorial que devuelve el aprendizaje de tu hijo a la naturaleza.

Juegos de mesa

hacer puzzles en familia

Son para toda la vida, no solo para Navidad. Enriquecen una serie de habilidades motrices y cognitivas y dan una sensación de logro al terminar. Además, implican la secuenciación, la lógica, el desarrollo social y fomentan la toma de turnos y la sana competencia. Jugar con puzzles y rompecabezas en general encaja a la perfección con esa idea.

Cuidado personal y tareas domésticas

Implica a tu hijo en la vida doméstica y en la resolución de problemas. Muéstrale a tu hijo cómo realizas ciertas tareas y pídele que participe. Incluso a los niños pequeños les gusta sentirse involucrados ayudando a «limpiar» una superficie con un paño (aunque a veces añadan más suciedad de la que tenían al principio), o cepillándose los dientes o el pelo.

Pedir a tu hijo ayuda para lavar las verduras, escribir la lista de la compra, poner la mesa, regar las plantas, lavar las verduras, dar de comer a los animales domésticos, medir los ingredientes, entregar los artículos que se necesitan, etc., puede no parecer divertido, pero los niños disfrutan y sacan mucho provecho de estas actividades.

Lo mejor de Montessori es que prepara a nuestros niños para su futuro como personas completas, capacitándolos para ser más independientes, pero también para formar parte de una comunidad. En el peor de los casos, se trata de un fenómeno incomprendido que ha dado lugar a confusión y críticas, especialmente por parte de los tradicionalistas.

 

También te puede interesar