Blog para toda la familia

Crianza con mentalidad de crecimiento

mentalidad de crecimiento

¿Sabías que puedes enseñarles a tus hijos una mentalidad que les ayudará a ser más inteligentes?.

¿Qué pasaría si te dijéramos que esta misma mentalidad podría tener un impacto significativo en el éxito y en la resistencia de tus hijos como adultos?.

A lo largo de este artículo queremos mostrarte cómo la adopción de una mentalidad de crecimiento ayudará a tus hijos a ser más resilientes frente a los desafíos.

También compartiremos  contigo 7 consejos para que enseñes a tu hijo a tener una mentalidad de crecimiento. Eso le ayudará a desarrollar sus habilidades mentales y a convertirse en mejores aprendices. 

¿Qué es la mentalidad de crecimiento?

Alguien con una mentalidad de crecimiento cree que su inteligencia y habilidades pueden desarrollarse continuamente a lo largo de su vida.

Básicamente, creen que pueden aprender y, por lo tanto, volverse más inteligentes y más hábiles mediante el esfuerzo aplicado.

Después de muchos años de estudio, la profesora Carol Dweck descubrió que hay puntos en común entre los niños que crecen para ser adultos resilientes. Aquellos adultos que pueden lidiar eficazmente con el estrés y superar los desafíos.

Lo que descubrió fue que compartían una perspectiva similar de la vida que comienza desde que son jóvenes. Esta perspectiva es lo que ella llamó una mentalidad de crecimiento.

Los niños con una mentalidad de crecimiento creen que pueden ser quienes quieren ser.

Ven los errores como oportunidades de aprendizaje y no como razones para darse por vencidos.

“Descubrimos que el estado mental de los estudiantes, cómo perciben sus habilidades, jugó un papel clave en su motivación y éxito y descubrimos que si cambiamos la mentalidad de los estudiantes, podríamos mejorar su éxito.»  Carol Dweck.

Básicamente, los niños con una mentalidad de crecimiento no ven a las personas como intrínsecamente «inteligentes» o «tontas».

El mundo no está lleno de genios naturales, solo personas que trabajan duro para aprender y llevar sus habilidades al siguiente nivel.

¿Qué es un estado mental fijo?

A diferencia de una mentalidad en crecimiento, una persona con una mentalidad fija cree que su inteligencia y habilidades están determinadas genéticamente y no se pueden cambiar ni siquiera con esfuerzo.

Las personas con esta perspectiva tienden a ver los errores como «fracasos» y se rinden cuando no obtienen los resultados deseados.

También se sienten frustrados cuando se les pide que realicen una nueva tarea fuera de su zona de confort porque piensan «no soy bueno en eso».

Como resultado, la autoestima de las personas con una mentalidad fija tiende a fluctuar con su éxito. Atribuyen el fracaso a ser «buenos» o «malos» en algo, no a que fuera una tarea para la que aún no estaban calificados.

Parte de la mentalidad de crecimiento de los padres es enseñarles a los niños que los errores están bien y que cualquiera puede mejorar si sigue intentándolo.

La buena noticia es que las investigaciones muestran que la crianza orientada al crecimiento puede tener un gran impacto en las perspectivas de tus hijos. Simplemente cambiando tu lenguaje y enfoque, puedes fomentar el desarrollo de una mentalidad de crecimiento en tus hijos.

que es mentalidad de crecimiento

Esto, a su vez, les ayudará a convertirse en mejores aprendices y adultos más resilientes que no se rendirán cuando se enfrenten a un desafío.

A continuación te dejamos 7 consejos que te ayudarán en tu reto de crianza orientado al crecimiento.

Crianza con mentalidad de crecimiento: 7 consejos para el éxito

1. Enseña a tu hijo sobre el potencial de su cerebro

El cerebro humano es mucho más evolutivo de lo que se pensaba. Refuerza con tu hijo la idea de que su cerebro es como un músculo, cuanto más trabaja y más entrenado está, más crece.

Los niños deben entender que su inteligencia no está congelada, ¡puede cambiar!.

Una vez que los niños comprenden que el cerebro realmente desarrolla conexiones a medida que practican y aprenden nuevas habilidades y conceptos, se entusiasman con el proceso de aprendizaje y se concentran menos en los errores.

2. Explica las diferentes mentalidades

La autoconciencia es una parte importante de la ecuación de la mentalidad de crecimiento.

Todos somos una mezcla de crecimiento y mentalidades fijas. Si queremos beneficiarnos de una mentalidad de crecimiento, necesitamos poder ver cuándo estamos operando desde un patrón de pensamiento fijo.

Al explicar las diferencias entre las dos formas de pensar, los padres pueden ayudar a los niños a identificar cuándo ellos mismos u otros se dan por vencidos.

Esto les da la oportunidad de pasar a una forma más abierta de ver un problema.

3. Diálogo interno positivo

Como sugiere el término «estado de ánimo», gran parte de lo que está sucediendo aquí está sucediendo en la cabeza de tu hijo. Por eso es importante explicarles cuál es su voz interior y hablarles de cómo esa voz a veces nos lastima.

Una gran parte de la crianza orientada al crecimiento es enseñar a los niños que si cambian las palabras, pueden cambiar su forma de pensar. 

¡Ésta es una lección poderosa, también para adultos!.

Si tu hijo nota que se siente frustrado o que quiere darse por vencido, enséñele a intercambiar pensamientos negativos con pensamientos más positivos.

4. Elogia el proceso

A esto también se le puede llamar reconocer y alentar el esfuerzo. Quieres que tus hijos comprendan que el trabajo duro y la práctica es lo que les ayudará a darse cuenta de su verdadero potencial, no solo su talento.

fomentar una mentalidad de crecimiento

Eso significa que en lugar de felicitarles cuando ganan o tienen éxito, debes reconocerles los momentos en los que luchan y ponen esfuerzo en lo que hacen.

Utiliza frases como «Veo que has trabajado duro para lograrlo».

5. El poder de todavía

Los niños crecen y se desarrollan a ritmos diferentes, lo que significa que constantemente se encontrarán con cosas que no pueden hacer y que tal vez sus hermanos o compañeros puedan. ¡Puede ser muy frustrante!.

Desde luego, no quieres que tus hijos internalicen el «no puedo» y se rindan. Lo que quieres es que se den cuenta de que el hecho de que no puedan hacer algo ahora, no significa que no podrán hacerlo en el futuro.

Siempre que tu hijo diga que no puede con algo, añádele «todavía» al final de la frase. Se trata de un pequeño gesto que puede resultar más poderoso de lo que te imaginas. 

6. Acepta los errores

Una de las mejores formas de modelar una mentalidad de crecimiento es hablar con franqueza sobre los errores cometidos y de lo que se ha aprendido de ellos.

Les muestra a tus hijos que tomar riesgos y cometer errores es una parte natural del proceso de aprendizaje.

No hay nada como luchar contra un problema y resolverlo. Sin duda, un sentimiento que hay que celebrar.

Después de cualquier error, habla sobre lo que harían de manera diferente la próxima vez. Preséntalo como una oportunidad, no una decepción.

Así es como se ve la paternidad orientada al crecimiento.

7. Aplicar las etiquetas

No les digas constantemente a tus hijos que son «inteligentes», «buenos» o «talentosos». Implica que nacieron con habilidades especiales y no fomenta el esfuerzo, la práctica o el crecimiento.

 

Las investigaciones muestran que, cuando las personas adoptan una mentalidad de crecimiento, saben que pueden crecer y adaptarse para enfrentar nuevos desafíos. ¡Esto es lo que todo padre quiere para sus hijos!.

Desarrollar una mentalidad de crecimiento requiere consistencia a lo largo del tiempo. Pero, una vez que hayan sentado las bases, la perseverancia y las habilidades de resolución de problemas que desarrollan tus hijos pueden durar toda la vida.

También te puede interesar