MECA-WEB
Tu Blog de Ocio Familiar

Consejos y trucos para viajar con niños

Consejos para viajar con niños

¿Sueñas con viajar con niños, pero no sabes si será una buena idea?. O quizás estás buscando consejos y trucos para viajar en familia que te ayuden a planificar un viaje realmente inolvidable. Si es así, ¡sigue leyendo este post!. Tenemos información que te será de gran utilidad.

Aunque tus hijos sean pequeños, puedes vivir con ellos los viajes más increíbles alrededor del mundo.

A menudo la gente se pregunta si es posible viajar por el mundo con dos o tres niños pequeños y conseguir ver las cosas que planeaban. La respuesta es sí, pero teniendo en cuenta algunas claves. Algunos sueñan con hacer un viaje lejos con niños algún día, pero no se atreven o no saben por dónde empezar y acaban reservando otro viaje a la playa…

Nuestros principales consejos para viajar en familia

1. No lo pospongas

En primer lugar, permíteme decirte que no hay ninguna buena razón para posponer tu vida y tus viajes hasta que los niños sean mayores.

No esperes a que tus hijos sean «lo suficientemente mayores para recordar» a la hora de planear viajes. Si aplicaras el mismo razonamiento a todas las experiencias de la infancia, no harías mucho con tus hijos cuando son pequeños.

Nunca has pensado en no llevarles a un parque infantil o de atracciones porque luego no se acuerden, ¿verdad?.

Viaja cuando puedas, tan pronto como puedas y tan a menudo como puedas. No solo tendréis experiencias y recuerdos inolvidables juntos, sino que estimularás el interés de tus hijos por el mundo, les animarás a apreciar otras culturas y estarán más abiertos a las cosas nuevas de la vida.

Obviamente, no siempre podrás explorar lugares exactamente como te gustaría cuando viajas con niños

A veces se te romperá el corazón porque no podrás hacer esa bonita y deseada excursión porque es demasiado difícil para tus hijos pequeños… Pero, en cualquier caso, verás mucho más de lo que habrías visto si te hubieras quedado en casa.

No olvides que puedes seguir viajando con tus hijos cuando sean mayores. Pero no esperes tanto para empezar.

2. Ajusta tus expectativas

Cuando se viaja con niños, especialmente si son pequeños, hay que ajustar las expectativas y planificar los viajes pensando en ellos.

Tal vez aún no hayas viajado mucho y estés soñando con llevar por fin a tu familia a un buen viaje. O tal vez sea al revés: has visto medio mundo antes de tener hijos y te mueres de ganas de llevar a tus hijos pequeños al otro lado del mundo…

Supongo que ya sabes que nada es igual cuando tienes hijos. Esto también se aplica a los viajes. Viajar con niños no es lo mismo.

Siempre que lo entiendas y estés dispuesto a adaptarte a tus nuevos compañeros de viaje y a sus intereses, te divertirás tanto viajando con tu familia como lo hacías antes viajando solo o en pareja.

No lleves a los niños a las iglesias más bonitas de Europa o a un tour de innumerables museos. Los largos viajes por la ciudad y las visitas a los museos pueden ser cansados y aburridos para los niños pequeños. Puedes hacer algo de senderismo en función de la edad y el número de niños que tengas, pero probablemente deberías olvidarte de las caminatas largas durante horas (o acabarás llevando a los niños a la espalda).

¿Y qué puedes hacer?. Los parques temáticos son, por supuesto, un gran éxito, pero tampoco es necesario pasar todas las vacaciones en Disneylandia durante los próximos diez años. Según nuestra experiencia, la naturaleza y los animales son siempre un gran éxito para los niños, sea cual sea su edad.

familia planificando su viaje

Los niños pequeños necesitan poder moverse, jugar y descubrir cosas nuevas a su manera. Necesitan poder tocar, oler, saborear… Los niños también necesitan mucho descanso y una cierta rutina para sentirse felices y seguros.

Así que asegúrate de tener en cuenta todos estos factores a la hora de planificar un viaje con niños.

3. Prepara a tus hijos para el viaje

Si viajas con niños, asegúrate de empezar a prepararlos con antelación.

Diles que van a hacer un gran viaje y aprovecha para contarles lo que van a ver y hacer allí. Quizás encuentres algunos libros apropiados para su edad y puedas enseñarles fotos del destino.

Cuanto más sepan los niños sobre el próximo viaje, más entusiasmados estarán.

¡Les hará tanta ilusión como a ti!.

4. Planifica con antelación

Si quieres un viaje realmente relajante y divertido para todos, planifícalo con antelación.

Seguramente, algunas personas no estarán de acuerdo con esta afirmación, pero desde mi punto de vista, viajar con una familia es mucho más fácil y agradable si se planifica el viaje con antelación.

Si tienes mucho tiempo o no te importa mucho dónde te vas a alojar y si vas a poder ver los lugares más interesantes, por supuesto que puedes ir sin un plan.

Sin embargo, es muy difícil encontrar habitaciones familiares asequibles con capacidad para más de 4 personas en muchos lugares.

Así que, planifica tu itinerario, reserva tus vuelos, tu alojamiento y tu coche con antelación. De este modo, podrás disfrutar de tus vacaciones en lugar de perder tiempo buscando un hotel cada noche.

Si quieres flexibilidad y seguridad, el alquiler de una autocaravana puede ser una buena opción en algunos países. También puedes utilizar un lugar como base y desde ahí, ir moviéndote para explorar la zona.

Es importante planificar y preparar el vuelo con antelación. El simple hecho de reservar con antelación los asientos para niños o las comidas puede hacer que su vuelo con niños sea mucho más agradable.

5. Viaja ligero

Los viajes largos en familia pueden convertirse en una pesadilla si se llevas contigo demasiadas maletas. No sólo te costará un trabajo extra meterlo en el coche, sino que además, las posibilidades de perder algo son siempre mayores cuando se tienen más cosas… Por lo tanto, ¡lleva contigo solo lo que realmente necesites!.

Asegúrate de que puedes ponerte capas de ropa si es necesario. Puedes lavar tu ropa fácilmente en los hoteles.

¡Haz tu maleta con sensatez y te sorprenderás de lo poco que necesitarás!.

Cuando se viaja con niños a través de varias zonas horarias, es necesario prepararse para el jet lag y planificar cómo manejarlo.

Por lo general, no es la mejor idea hacer grandes planes el día que se llega. Por otro lado, si sabes que vas a tener jet-lag y que vas a madrugar al día siguiente, puede ser una buena oportunidad para reservar una excursión al amanecer que, de otra manera, nunca harías con niños…

La mejor manera de hacer frente al jet lag es empezar a adaptarse a la nueva zona horaria nada más aterrizar. Por lo general, esto significa quedarse despierto hasta tarde el primer día.

Recuerda que es mucho más fácil mantener a los niños despiertos si te mantienes activo y haces algo al aire libre: ve a explorar la ciudad, lleva a los niños a un parque infantil, da un pequeño paseo…..

Ah, y cuando estés fuera, no olvides parar en una tienda local para comer algo. Lo más probable es que los niños (o tú) tengáis hambre en mitad de la noche.

7. Haz un viaje por carretera

Los viajes por carretera son una forma estupenda de viajar con niños.

viaje en carretera con niños

Estar en la carretera significa que se puede variar mucho sin hacer un gran esfuerzo. Cada día se ven muchos lugares nuevos y se viven todo tipo de experiencias emocionantes por el camino.

Intenta planificar tu viaje en familia de forma que podáis visitar los principales lugares que realmente queréis ver. Partiendo de esa base, luego podrás rellenar los huecos parando en los lugares más adecuados para los niños.

Hemos hecho muchos viajes por carretera con niños y ésta es nuestra forma favorita de viajar en familia. Se ven muchas cosas, se puede parar cuando y donde se quiera, se mete en la maleta lo que se necesita y se lleva siempre encima.

8. Haz planes variados

La variación es probablemente el factor más importante para el éxito de un viaje en familia. Los niños se cansan y se aburren rápidamente. Así que, evita esto  manteniéndolos ocupados e involucrados. ¿Quiere visitar catedrales?. No hay problema. Elige uno o dos de las mejores o de las que más te apetezca visitar, siempre y cuando encuentres algo divertido que hacer para los niños también.
Ve a un mercado local, a la playa, a ver animales. Visita ruinas históricas, sube a una torre desde donde tengas unas vistas espectaculares del lugar, practica algún deporte acuático o comprueba si puedes alquilar una embarcación en la que os lleven a dar un paseo.

Piensa también en esos matices que pueden dar un toque especial a su viaje: diferentes tipos de alojamiento, diferentes medios de transporte, probar la comida local, etc.

probar comida local cuando viajas

Cuando viajamos, nuestros hijos están sorprendentemente abiertos a nuevas experiencias

9. ¡Deja que los niños jueguen!

Los niños, especialmente los más pequeños, tienen una idea fija; jugar. Así que, dales tiempo y espacio para hacerlo cuando viajes. Busca un alojamiento con jardín y piscina, visita de vez en cuando un restaurante apto para niños, pasa un rato con ellos en los parques infantiles…Juega con ellos en el coche, en vuestros paseos o un ratito antes de ir a dormir.
Los juegos de rompecabezas para un solo jugador son una buena manera de mantener a los niños ocupados durante el viaje. Para nuestros hijos, pasar un rato en un parque infantil puede resultar tan emocionante visitar el monumento más famoso de la ciudad.

10. Visita destinos naturales

Viajar en familia puede ser muy caro, pero hay muchas maneras de hacerlo tan caro o tan barato como quieras.

Una de las mejores maneras de mantener a raya el presupuesto de los viajes en familia es visitar destinos naturales.

Además, se está mucho más relajado en la naturaleza que en las ciudades o los parques temáticos. No hay multitudes de extraños en las que los niños se puedan perder, ni tiendas de recuerdos y otras distracciones que puedan hacer tambalear a nuestra economía.

visita destinos naturales en familia

¡Disfruta de todo lo que la naturaleza te ofrece!. Las cosas más bellas son a menudo las que no cuestan nada.

No necesariamente hablamos de hacer las excursiones de pago que se ofrecen en la zona; basta con llevar un picnic y ganas de pasear por la naturaleza y ¡tendremos un buen rato garantizado!.

11. No compres demasiados souvenirs

Un souvenir puede ser suficiente si queremos llevarnos un recuerdo de un lugar.

Uno de los mayores retos cuando se viaja con niños es que no paran de pedirnos que compremos algo: helados, comida callejera, recuerdos…
Hay que resistir a la tentación y aunque es difícil para los niños mirar algo sin comprarlo, debemos explicarles que lo bonito de esa aventura son las experiencias y el tiempo que compartimos juntos.¡ Gasta ese dinero en una excursión extra o en una comida especial!.

12. ¡Vive el momento y disfrútalo!

Este es el mejor consejo de todos los que podíamos darte. Cuando planees viajar en familia, lo fundamental es que te relajes y disfrutes de tu tiempo con ellos.

Vive el momento, experimenta cosas nuevas, sal de tu zona de confort y crea recuerdos duraderos con tus hijos. En eso consisten los viajes en familia.

También te puede interesar