Blog para toda la familia

Cómo enseñar a los niños a manejarse en la cocina

enseñar a los niños a manejarse en la cocina

Implicar a los niños en el proceso de cocinar tiene muchos beneficios. En primer lugar, es una forma divertida de aprender juntos y crear vínculos.

En segundo lugar, preparar y servir la comida es una forma increíble de fomentar la confianza y la autoestima a lo largo de la vida y aumenta las posibilidades de conseguir que los niños coman alimentos más saludables.

Además del impacto positivo sobre la ingesta de nutrientes y los hábitos alimentarios, las comidas en familia también pueden contribuir positivamente en las actitudes nutricionales de los niños y tienen una asociación inversa con el desarrollo y la persistencia de la obesidad.

Si nunca has cocinado con tus hijos, puede que te preocupe la seguridad en la cocina. Comprender todas las formas en que tu hijo puede participar de manera feliz y segura puede ayudar a aliviar tus temores.

Si le enseñas a manejar el cuchillo, a lavarse las manos, a manipular los alimentos y a preparar el horno (a la edad adecuada), se puede conseguir que la hora de la comida sea un momento tranquilo y agradable para todos.

¿Cómo pueden participar los niños en la cocina según la edad?

De bebés a niños de dos años

Algunas habilidades como cortar y picar no son apropiadas aún, (tendrán que esperar hasta una edad bastante más avanzada). Sin embargo, los niños pueden empezar a ayudar en la cocina y a descubrir los alimentos a través de los sentidos en cuanto empiezan a comer alimentos sólidos, alrededor de los seis meses.

Oler, tocar y probar todo tipo de texturas, colores y alimentos les ayudará a convertirse en comensales más aventureros.

Enséñales a conocer nuevos alimentos nombrando los que hay en su plato y llevándoles al supermercado (dejando que ayuden en la compra si es posible). A esta edad, están aprendiendo a través de las interacciones diarias.

A medida que se acercan a los dos años, pueden aprender a lavarse las manos correctamente (con agua y jabón durante al menos 20 segundos). También pueden empezar a ayudar en tareas sencillas.

A los dos años, un niño puede empezar a añadir y remover ingredientes. Además, los niños pueden aprender algunos consejos de seguridad, como atarse el pelo largo cuando ayuden en la cocina por razones de higiene.

participación de los niños en la cocina

De dos a cinco años

Cuándo y cómo se involucren tus hijos  en la cocina depende de tu voluntad de dejarles intentarlo. Permitir que tu hijo pequeño trabaje en la cocina puede suponer más esfuerzo y tiempo al principio, debido a la supervisión de un adulto y quizás a la limpieza extra, pero a la larga valdrá la pena.

Los niños de tres y cuatro años están en un buen momento para empezar a ayudar en la cocina, a la vez que están aprendiendo sobre los alimentos tocándolos, viéndolos y ayudando a prepararlos.

A esta edad, los niños pueden empezar a comprender conceptos relacionados con el montaje de los alimentos (como añadir, mezclar, remover, espolvorear…) y tienen una mayor motricidad fina y gruesa como para empezar a trabajar en esas tareas.

Algunos profesionales creen que, si se les enseña eficazmente, los niños de este margen  de edad pueden incluso empezar a cortar algunos alimentos blandos con un cuchillo de mantequilla. El tipo de alimento que se corte y la técnica utilizada para cortarlo serán importantes.

Emplea el tiempo y el esfuerzo necesarios para enseñar a los niños a manejar correctamente un cuchillo (con la supervisión de un adulto).

Con la ayuda y la supervisión necesaria, pueden empezar a cortar alimentos como plátanos, melones, zanahorias cocidas, huevos duros, queso y otras frutas blandas como kiwis y peras.

Otras habilidades que deben tener en la cocina los niños de cinco y seis años

  • Lavar las verduras.
  • Desgranar guisantes y judías verdes.
  • Untar mantequilla sobre alimentos o sobre recipientes.
  • Pelar frutas y verduras (con supervisión).
  • Amasar.
  • Triturar alimentos como el aguacate para hacer guacamole y las patatas para hacer puré.
  • Verter de líquidos.
  • Medir los ingredientes.
  • Pelar huevos duros.

Medidas de seguridad básicas para un niño en la cocina

  1. Lavarse las manos con agua caliente y jabón durante al menos 20 segundos antes de ponerse manos a la obra.
  2. Recogerse el pelo largo cuando se trabaja en la cocina.
  3. Llevar mangas cortas y evitar los collares largos y las joyas.
  4. Enséñales a llevar el cuchillo apuntando hacia abajo y a cortar los alimentos correctamente.
  5. Cuando empiecen a utilizar los electrodomésticos, es muy importante que sepan hacerlo correctamente. Dales las indicaciones necesarias sobre cada uno de ellos y otras generales, como no tener agua cerca de un enchufe.

Niños de seis años en adelante

Se ha demostrado que los programas de cocina para niños aumentan las preferencias por las verduras y las actitudes positivas respecto a la comida.

Los niños en edad escolar están preparados para asumir más responsabilidades en la cocina, pero eso no significa que haya que darles un curso intensivo. La idea es introducirlos poco a poco para que puedan ser más independientes con el tiempo.

Los niños de seis pueden ser capaces de preparar meriendas y desayunos sencillos.

niños participando en la tarea de la cocina

Por ejemplo, un niño de seis años que sepa cocinar puede prepararse un sándwich o un bol de cereales con arándanos frescos para desayunar. Además de las habilidades anteriores, también pueden hacer cosas como:

  • Romper huevos.
  • Seguir las instrucciones de un adulto o una receta para preparar el aliño de la ensalada.
  • Mezclar o dar la vuelta a los alimentos como las tortitas (bajo la supervisión de un adulto).
  • Rallar queso (con la supervisión de un adulto).
  • Utilizar un cuchillo de pelar (con la supervisión de un adulto) para cortar alimentos como fresas, champiñones, apio, pepinos y calabacines.
  • Envolver la comida en papel de aluminio.
  • Dividir los alimentos en recipientes para su almacenamiento.

A partir de ocho años

A medida que te sientas más cómodo con tu hijo en la cocina, puedes introducirle en nuevas tareas, como el uso de determinados utensilios y aparatos de cocina.

Algunos niños están preparados para utilizar un cuchillo de cocina. Intenta evitar alimentos que sean más difíciles de cortar y que se deslicen, como las cebollas. Aquí tienes otras habilidades que tu hijo puede aprender:

  • Usar un procesador de alimentos para hacer batidos y aderezos para ensaladas.
  • Utilizar una batidora eléctrica para hacer pasteles, magdalenas y panes.
  • Utilizar un abrelatas.
  • Comprender las medidas y utilizar cucharas y tazas de medir.
  • Utilizar un tostador.
  • Preparar las albóndigas.
  • Hacer dips.
  • Cortar alimentos más duros, como zanahorias, pimientos y patatas.

Diez años en adelante

Los preadolescentes y los adolescentes pueden tener más libertad en la cocina. A esta edad, tu hijo será capaz de seguir una receta sencilla y utilizar aparatos como el horno, los fogones y el microondas. Solo cuando tu hijo sea totalmente maduro y capaz, podrás dejarlo sin supervisión.

El nivel de supervisión dependerá de la confianza, la madurez, la experiencia. Tú eres quien mejor conoce a tu hijo y debes actuar con discreción en todo momento. Estas son algunas de las habilidades que aprenderán:

  • Uso del horno.
  • Uso de la olla de cocción lenta.
  • Hervir agua y preparar pasta, arroz o patatas.
  • Calentar los alimentos en el microondas.
  • Utilizas el fuego para saltear verduras o hacer pollo a la plancha.

Al estar ya preparados para realizar tareas más complejas, también debemos explicarles algunas medidas de seguridad más avanzadas

Algunas precauciones que tu hijo debe adoptar en la cocina

  • Como medida de seguridad, cuando tu hijo empiece a utilizar el microondas, enséñale a remover y mezclar los alimentos calentados antes de probarlos. Los alimentos que se calientan en el microondas pueden hacerlo de forma desigual y removerlos ayuda a distribuir el calor por toda la comida y a evitar los puntos excesivamente calientes.
  • No debe sacar los alimentos del microondas sin usar una agarradera.
  • Explícale la diferencia entre alimentos perecederos y no perecederos. Los siguientes artículos deben ser refrigerados: carnes, leche, queso, yogur, huevos, etc.
  • Diles que usen un delantal para protegerse de la grasa, el agua hirviendo, las salpicaduras y los derrames.
  • Nunca dejar las ollas y sartenes desatendidas.

¿Y si mi hijo no está interesado en participar en la cocina?

A la mayoría de los niños les entusiasma ayudar a sus padres en la cocina, pero si tu hijo no está interesado, puedes intentar que se involucre permitiéndole participar en la preparación de sus alimentos favoritos.

Utiliza técnicas y recetas sencillas y luego introdúcelos poco a poco en diferentes alimentos y progresa a medida que aprenden.

También puedes regalarles sus propios utensilios, como un delantal, un gorro de cocinero, utensilios de cocina, cuencos, recetas para niños, etc.

enseñar a tu hijo a cortar las verduras

Hay muchos libros de recetas saludables y adecuadas para niños. Son un buen punto de partida y una buena fuente de inspiración.

Otras formas seguras y eficaces de involucrar a tus hijos en la planificación y preparación de las comidas es hacerles partícipes de todo el proceso: desde la compra hasta la planificación y la preparación.

Empieza llevándoles a la tienda de comestibles y haciéndoles elegir diferentes frutas y verduras. Intenta elegir diferentes colores de cada grupo y experimenta con estos alimentos. También puedes pedirles que te ayuden a planificar el menú de la semana.

Y no nos olvidemos de poner la mesa, limpiarla y lavar los platos. Cuanto más independientes sean, menos estresante será la hora de comer, más variedad en su dieta y más diversión

Involucrar a tus hijos en la cocina es una forma maravillosa de desarrollar habilidades para toda la vida que no solo mejorarán su nutrición, sino que también pueden aumentar la confianza, reducir el estrés a la hora de comer y crear un vínculo maravilloso entre el niño y los padres.

Puede parecer una tarea de enormes proporciones, pero no tiene por qué ocurrir de la noche a la mañana. A lo largo de la vida de tu hijo, habrá oportunidades para introducir diferentes habilidades de forma segura y eficaz.

En cada paso del camino, asegúrate de educar a tus hijos en las medidas de seguridad que deben adoptar mientras cocinan y deja que avancen gradualmente a medida que vayan dominando las habilidades apropiadas para su edad.

También te puede interesar