Blog para toda la familia

Beneficios de crecer con animales

Beneficios de crecer con animales

Los animales forman parte de la vida de muchos niños y eso es bueno, porque criar a los niños con animales tiene algunos beneficios realmente sorprendentes. Los animales, grandes y pequeños, aman, enseñan, deleitan y proporcionan un tipo especial de compañía a niños y adultos. Ya sea un perro, un gato, un pez, una tortuga, un caballo o un hámster, los efectos en los niños que crecen con animales son muchos y maravillosos.

La mayoría de los niños adoran por naturaleza a los animales. Un niño que aprende a hacerse cargo de una mascota, a tratarla con amabilidad y tolerancia, puede recibir una formación inestimable para tratar a las personas de la misma manera. Además de crear recuerdos duraderos, tener una mascota en casa o crecer con animales tiene unos efectos increíbles en el desarrollo emocional e incluso en la salud física de los niños.

 

¿Por qué es bueno que tus hijos crezcan rodeados de animales?

He aquí algunos de los muchos beneficios de los animales y las ventajas para los niños cuando se crían con ellos.

Los niños que tienen mascotas tienen menos alergias

Los pequeños que crecen con animales en casa tienen menos posibilidades de desarrollar alergias comunes y asma. Los estudios han demostrado que los niños que estuvieron expuestos a perros o gatos cuando eran bebés, tenían menos de la mitad de riesgo de desarrollar alergias comunes que los niños que no tenían mascotas en casa.

Los niños que tenían mascotas tenían menos pruebas cutáneas positivas a los alérgenos de interior, como los alérgenos de las mascotas y los ácaros del polvo, así como a los alérgenos de exterior, como la hierba.

Otros estudios han sugerido que la exposición temprana a las mascotas puede reducir el riesgo de desarrollar asma en los niños.

Los niños con mascotas pasan más tiempo al aire libre

Pasear al perro, alimentar al ganado en la granja o ir de excursión con su gato aventurero son incentivos para que tus hijos salgan al exterior y se mantengan activos. Todos sabemos lo importante que es sacar a los niños al exterior y lo beneficiosa que es la actividad física para ellos.

niña paseando con su perro

Los niños con mascotas tienden a salir más al exterior, a pasear, a correr y a jugar y obtienen todos los beneficios para la salud de estar activos al aire libre. Los niños con perros, en particular, salen con pelotas para lanzar a su mascota y acaban corriendo al menos unos minutos más cada día.

Los animales enseñan lecciones sobre la vida

La reproducción, el nacimiento, la enfermedad, los accidentes, la muerte y el duelo son algunas de las muchas cosas que podemos acabar aprendiendo de los animales.

Personalmente, creo que este es uno de los beneficios más subestimados de los animales. Las mascotas y los animales enseñan a los niños muchas lecciones increíbles sobre las etapas de la vida y todas las complejidades y emociones que conllevan.

Desde las gallinas que ponen huevos hasta las gatas que tienen gatitos, pasando por el perro de la familia, los animales domésticos tienen vidas más cortas que la mayoría de los humanos, lo que da a los niños la oportunidad de observar y experimentar una amplia gama de fases, etapas y procesos naturales.

La vida de un animal permite a los niños aprender muchas lecciones sobre la vida: su belleza, su dureza y su alegría.

Los animales promueven el liderazgo en los niños

Si tu hijo es lo suficientemente mayor para caminar y comunicarse, es lo suficientemente mayor para empezar a contribuir al cuidado de los animales.

Puede empezar con una sola tarea la mascota, como darle de comer o limpiar y rellenar su cuenco de agua. En poco tiempo, tu hijo podrá encargarse de todo, desde el adiestramiento hasta el aseo.

Tener una mascota que depende de tu hijo y que hace lo que él dice da a los niños una comprensión inherente de la responsabilidad y los retos del liderazgo.

Las mascotas enseñan a los niños paciencia y autocontrol

Los animales no siempre son lo que queremos que sean. A veces se sobreexcitan, saltan, ladran demasiado, babean, arañan, muerden o destruyen algunas cosas.

Aprender a lidiar con estas situaciones enseña al niño a tener paciencia. Aunque inicialmente pueda parecer frustrante, aprender a tener paciencia con un animal enseña a los niños el autocontrol.

Los niños aprenderán que una voz suave pero firme y unas acciones cuidadosas y consideradas tienen mejor efecto que los gritos, los golpes o las rabietas.

Aumentar el vínculo familiar

Compartir el cariño y la atención hacia una mascota familiar crea un vínculo adicional entre los hermanos. Los animales de compañía pueden ayudar a las familias y a los hermanos a fortalecerse y acercarse. La mascota suele ser el centro de las actividades que comparte la familia y una parte importante de sus conversaciones.

Todos pasean al perro y los hermanos comparten las tareas de aseo y alimentación. Los hermanos aprenden a jugar juntos con los animales y a ser felices. Los hermanos con mascotas tienen algo que les distrae de las constantes peleas y discusiones que suelen protagonizar los niños. Los animales también crean preciosos recuerdos para las familias que duran toda la vida.

vinculo familiar con mascota

Los animales enseñan a los niños a compartir

Una de las formas en que los niños se vinculan con sus mascotas es compartiendo cosas con ellas. Los niños comparten alimentos, bebidas, pensamientos e ideas con sus mascotas. Buscan esos momentos especiales en los que regalan cosas a sus mascotas, como alguna comida especial o juguetes. Y todo ello, sin que las mascotas lleguen nunca a pedirles nada.

Los niños aprenden a compartir y a dar por simple amabilidad y generosidad, en lugar de hacerlo porque se les pida o se les obligue.

Los animales dan lecciones inesperadas de biología

Los niños que pasan tiempo con animales antes de ir a la escuela tienen más probabilidades de entender los fundamentos de la biología sobre las especies animales.

Actividades como contar los bigotes de su gato, tumbarse sobre su perro para escuchar los latidos del corazón y los gorgoteos de la barriga, o estudiar cómo digiere la comida un hámster, familiarizan a los niños con el funcionamiento interno de otra forma de vida, lo que les proporciona un plus sorprendente en las clases de ciencias posteriores.

Las mascotas incentivan a los niños el concepto de cuidado

El cuidado de los animales es una forma aceptable de que los niños practiquen el cuidado de los demás.

Cuidar de los demás es una habilidad que se desarrolla y necesita ser practicada. Hoy en día, los niños rara vez tienen la oportunidad de cuidar de otros seres vivos, excepto de las mascotas. En muchos otros países, los hermanos menores se cuidan entre sí.

Cuidar de los animales es una manera maravillosa de que los niños practiquen sus habilidades como cuidadores.

Las mascotas ofrecen a los niños un compañero

Tener una mascota es como tener un mejor amigo y un cómplice incorporado. Las mascotas casi siempre están dispuestas a asistir a las noches de cine, a pasar tiempo acurrucados en la manta, a buscar nuestras caricias cuando estamos tristes o a compartir momentos especiales de nuestra vida.

Con una mascota, ¡tus hijos nunca tendrán que sentirse solos!.

Los niños con una mascota tienen más autoestima

niños con una mascota más autoestima

Para los niños, los animales son como los humanos. Los niños pequeños intentan relacionarse con los animales como lo harían con los compañeros de su edad. Hablan con los animales, juegan con ellos, los abrazan e incluso se enfadan con ellos.

Todas estas expresiones sanas de sus sentimientos y emociones más íntimos se realizan sin miedo a ser juzgados por sus mascotas y desempeñan un papel importante en el desarrollo de su autoestima.

Los animales enseñan empatía y compasión

Los animales (los perros en particular) son criaturas muy emocionales. Los niños también lo son. De hecho, los perros son similares a los niños en muchos aspectos, desde su infalible deseo de mordisquear hasta su energía ilimitada para hacerse con algún juguete.

El vínculo con los animales ayuda a los niños a entender a otros humanos más adelante, ya que tienen una base feliz de emociones que han formado con los animales. Los niños que tienen una relación estrecha con su perro son más propensos a entender el favoritismo y conceptos como lo que significa la amistad (incluso cuando se enfadan).

El cuidado de un animal también enseña a su hijo a leer las necesidades de su mascota: ¿tiene hambre?, ¿necesita salir al exterior?, tal vez el animal tenga miedo del viento o de la tormenta, etc.

Las mascotas enseñan el amor incondicional

No juzgan y aman sin importar la popularidad, la capacidad atlética, el estilo… ¿no son absolutamente adorables?. Los animales aman a sus congéneres a pesar de su rudeza, maldad o mal genio. Perdonan y olvidan una y otra vez. No juzgan ni critican, sino que aman incondicionalmente.

Beneficios de crecer con mascotas

Los animales enseñan literalmente a los niños el significado del amor incondicional y sin reservas, como muchas personas no son capaces de hacerlo.

Los animales reducen la ansiedad

Los animales han demostrado ser increíblemente terapéuticos para los niños. Los estudios han demostrado que las mascotas pueden ayudar a reducir la presión arterial, acelerar el tiempo de recuperación y reducir el estrés y la ansiedad. Estos resultados se han observado en niños con problemas, niños con autismo y niños con trastorno de estrés postraumático.

Cuando los niños están en presencia de animales, se identifican inmediatamente con ellos porque sienten que ellos les tienen un amor y un afecto incondicionales y pueden abrirse de una manera más rápida y fácil que con las personas.

 

En definitiva, las mascotas pueden hacer que toda la familia se sienta más segura y unida. Esta proximidad es especialmente notable con los perros, aunque aquí puedes echar un vistazo a algunas otras mascotas ideales para niños.

Tener niños y animales en casa es como encontrar la fórmula perfecta de sonrisas constantes e historias que iluminarán vuestras vidas durante años.

 

 

También te puede interesar