MECA-WEB
Tu Blog de Ocio Familiar

5 formas divertidas de hacer que tus hijos coman verduras

formas divertidas de hacer que tus hijos coman verduras

Hoy queremos compartir 5 formas divertidas de hacer que los niños coman verduras. Si en la casa hay pequeños, ¡sabrás de lo que te hablo!.

Quizás tú tampoco fuiste muy amante de esta comida cuando eras pequeño y a tus padres les habría venido de maravilla tener algunos consejos para hacer que los niños tomen verduras. No hay un manual que funcione para todos por igual, pero desde luego estos tips deberían ayudarte a estar un poco más cerca de tu objetivo.

¿Qué podemos hacer para los niños incluyan las verduras en su dieta?

Es recomendable que los niños incluyan en su dieta una buena cantidad de frutas y verduras y que éstas sean variadas. Ese mismo consejo serviría también para un adulto, pero durante la infancia se vuelve de especial importancia, por ser una etapa de crecimiento y desarrollo.

Sin embargo, parece que hay una especie de regla no escrita que hace que los niños no estén muy dispuestos a incluir zanahorias, tomates o lechugas en su dieta pero, ¡vamos a hacer todo lo posible para que eso cambie!.

Toca ser creativos. Seguro que no es tan sencillo como esconderlas sin más, de manera que no sepan que las están comiendo. No es cuestión de engañarles sino de involucrarles y que los adultos hagan también un pequeño esfuerzo.

 

 

incorporar las verduras a la dieta infantil

 

Tips para incorporar las verduras a la dieta infantil

1.-Intenta que los niños se involucren en la cocina.

Cuando conseguimos que los niños participen, tanto en la preparación, como en el proceso de elección, las probabilidades de que coman lo que preparáis juntos, aumenta considerablemente.

Empieza por algo sencillo, como pedir a tus hijos que te ayuden a preparar una ensalada. Invítales a que ellos elijan algunos de los ingredientes y así, sin daros cuenta, los niños estarán comiendo ensalada felizmente.

 

2.-Demuestra a los niños que comer verduras puede ser muy divertido.

 

Si la comida que nos ponen por delante es bonita y tiene buena pinta, parece que sabe mejor. Eso también nos ocurre a los mayores y por eso la presentación de un plato es una parte importante de nuestra experiencia culinaria. ¡Sé creativo!. De esa manera estarás animando a los pequeños a comer frutas y verduras.

 

3.-Verduras cocinadas vs verduras crudas.

Prueba con ofrecerles las verduras calientes, frías, asadas, salteadas, con salsa, etc. La textura de los alimentos es una parte importante de la impresión final que tengamos de ellos. Muchas personas, incluidos los niños, son mucho más propensas a comer ciertas verduras crudas que cocinadas. Las zanahorias, las espinacas y el brócoli son buenos ejemplos de ello.

No te canses de probar distintas formas de cocinar las verduras y ¡encuentra la que más éxito tenga con tus hijos!.

 

4.-Incorpora las verduras al plato favorito de tu hijo.

Añadir verduras a los platos favoritos de los niños, como los macarrones con queso y la pizza, puede ser una buena idea para unos primeros contactos. Por un lado, los sabores y las texturas con las que ya están acostumbrados y disfrutan y por otro lado, ese nuevo ingrediente con el poco a poco se irán familiarizando.

 

5.-Haz que la verdura sea un tentempié.

Las verduras son el alimento perfecto para que los niños tomen algo entre las comidas principales.

Con esto conseguimos, por un lado retirar de su dieta otro tipo de snacks poco saludables y por otro lado, hacer que los niños coman algo de verduras cuando tenga hambre.

Para conseguirlo te aconsejamos que siempre tengas un recipiente con verduras picadas, como pepino, zanahorias o pimiento, en la nevera.

 

Mantente firme con tu idea de que los niños tomen verduras. Es normal que los niños digan que no les gustan algunas verduras cuando las prueban por primera vez. Si a tu hijo no le gusta alguna verdura en particular, intenta que al menos tome pequeñas cantidades, combinado con otro alimento saludable que sí le guste.

 

¿Crees que después de estos consejos es probable que su hijo cambie de opinión sobre las verduras.?. No desistas y recuerda que este objetivo requiere también de un gran esfuerzo por parte de los adultos. Algunos niños necesitan probar un nuevo alimento hasta 10 veces antes de aceptarlo y ese camino puede traernos algún momento de flaqueza.

También te puede interesar